Dedícate a lo que realmente te haga feliz

Hace ya casi cinco meses que decidí dejar mi antiguo trabajo y comenzar una nueva vida laboral.

Para los que acabáis de llegar al blog, os cuento. Anteriormente trabajaba en un banco, desde hace casi doce años, y decidí renunciar a todo lo que un trabajo estable puede aportarte, seguridad y solvencia económica.

Y lo hice por una sencilla razón, no era feliz.

Hace cuatro meses, escribí el post “La decisión más importante y difícil de mi vida”. Si no lo has leído, será mejor que lo hagas antes de seguir con éste, porque no voy a volver a contar las razones que me llevaron a hacerlo, ya que ya lo expliqué todo en ese post.

Quería que pasara el tiempo para poder asimilar todo lo que había pasado, porque para mí fue un auténtico huracán que arrasó con todos los esquemas de mi vida.

Pero bendito huracán.

París

Y ahora que han pasado unos meses y, aunque todavía no acabo de creer todo lo que ha sucedido, ya soy más consciente de que es real y realmente fui capaz de romper con todo lo que me hacía sufrir, para intentar ser feliz plenamente.

Os prometí que cuando pasaran los meses me sentaría a contaros cómo había evolucionado todo, cómo me sentía, los proyectos nuevos que quería empezar y en general cómo iba todo.

Sois muchos los que me escribís correos o mensajes privados en Instagram, contándome vuestra historia.

Por una parte me reconforta saber que no soy la única que ha pasado por una situación así, que muchos pensáis como yo, e incluso que muchos hicisteis lo mismo y os salió bien.

Yo siempre pienso que con que haya una sola persona que haya conseguido hacer realidad algo, yo también puedo hacerlo. Porque por imposible que parezca, si le pones ganas y corazón, al final acabas consiguiéndolo.

Y por otra parte, me alegra mucho saber que contar mi experiencia puede ayudar a otras personas. He recibido tantos mensajes de agradecimiento, que es imposible expresar con palabras todo el cariño que recibí por vuestra parte.

Grecia

Recuerdo el día que nos íbamos a Grecia y me quedaban tropecientos mensajes privados por contestar en Instagram, llevaba dos semanas contentando, pero quería responder a todos. Vosotros me estabais contando vuestras experiencias personales y sentía que debía devolveros todo vuestro cariño y apoyo.

Y así lo hice, aún estando ya sentada en el avión, a punto de despegar, seguía contestando mensajes. No os miento si os digo que los ojos me lloraban, ya no de la emoción, me lloraban de llevar horas y horas en el aeropuerto pegada a la pantalla del móvil.

Pero lo conseguí, me fui a Grecia con la satisfacción de haber contestado a todos y cada uno de vosotros. Porque os lo merecéis y porque de verdad me apetecía.

Si soy sincera, es difícil contar y expresar todas las emociones que he sentido en este último año, pero vamos a intentarlo. Y para ello, me viene muy bien apoyarme en las preguntas que me hicisteis en Instagram el otro día.

Tengo que contaros muchas cosas, pero para no hacer el post interminable, voy a hacerlo en varios capítulos.

En el post de hoy os contaré mis primeras sensaciones y lo que más me habéis preguntado en Instagram, sobre todo a qué me voy a dedicar y cómo he hecho para sobrevivir estos meses.

Lago Bled

Lo primero que tengo que decir, es que no tengo la obligación de justificarme, ni tampoco dar explicaciones a nadie. Si cuento mi experiencia, no es por otra cosa que para poder ayudar a otras personas.

Muchos me habéis pedido consejos porque os encontráis en la misma situación y creo que hablar con alguien que ha pasado por ello y conocer su historia, puede ayudar y eso es lo único que pretendo con este post, y con los siguientes.

Dicho esto, vamos al lío…

He seleccionado las preguntas que más me habéis hecho y las he agrupado por similitud para que esto no fuera eterno.



¿Fue difícil tomar la decisión de dejar el banco y pensar qué hacer?

Como ya os conté en el post “La decisión más importante y difícil de mi vida”, ha sido realmente duro y complicado hacerlo.

A día de hoy sigo sin creerme que haya sido capaz de hacer eso con lo que siempre soñaba y pensaba que nunca sería capaz de hacer.

De verdad que todavía me parece un espejismo…



¿Qué sientes tras dejar ese lastre?

La verdad, me siento orgullosa de haberlo hecho. Siento que mi vida hubiera sido un verdadero infierno y me doy las gracias a mi misma por haber sido capaz de tomar las riendas de mi vida, reinventarme, intentar construir un nuevo futuro y no limitarme a hacer lo que la sociedad espera que haga.



¿Te has sentido como Dios qué he hecho y ahora cómo voy a llevar mi vida?

Si muchas veces, tanto antes de dar el paso definitivo, como después. Pero es algo que con el tiempo se te va pasando y solo te centras en continuar con tu nueva vida, haciéndolo lo mejor posible.

Si nos centramos en nuestros miedos y no en la forma de salir hacia delante, puede que nos cueste más conseguirlo.

No hay que perder ni un solo segundo en lamentarnos, lo mejor es centrar toda tu energía en lograr tu objetivo.

Reconozco que he llorado mucho, he pataleado, he parado muchas veces para coger aire y respirar profundo, pero en ninguno de esos momentos duros, me he arrepentido ni un solo segundo de lo que he hecho.

Todo lo contrario, cada vez estoy más contenta, convencida y segura de la decisión que he tomado.

Sighisoara



¿Lo dejaste y dijiste dios dirá o tenías un as debajo de la manga? ¿Si no hubieras tenido el blog, lo hubieras dejado también?

Cierto es que el blog me ha ayudado mucho para tomar esta decisión.

Por un lado, encontrar tu verdadera pasión suele ser lo más difícil. Una vez la encuentras, puede que lo veas todo más claro y eso te ayude a dar el paso final.

Dada mi situación y lo increíblemente infeliz que me sentía en ese trabajo, lo hubiera acabado dejando con o sin blog. Al final se trataba de mi salud.

Tanto los trabajos como el dinero, vienen y van. Nada es para siempre.

Cuando entré en el banco hace casi doce años, todo el mundo decía que ese trabajo era de por vida, como si hubieras aprobado una oposición.

¿Quién nos iba a decir entonces que muchos bancos acabarían despidiendo a sus empleados con todos los procesos de fusiones que ha habido en los últimos años?

Lo que parecía un trabajo seguro se ha convertido en una situación de incertidumbre, para mí insostenible. Porque probablemente, podría haber continuado mucho años más, pero pagando el precio que ellos me imponían.

Y no estaba dispuesta a pagar ese precio, el precio de mi felicidad.

Os aseguro que yo también pensaba qué sería de mi vida sin ese trabajo, cómo iba a sobrevivir y acababa entrando en un bucle en el que, sin ese trabajo, solo veía catástrofes a mi alrededor.

Y ahora que lo he dejado, ninguna de esas catástrofes se ha producido. Y estoy estupendamente.

A veces, nosotros mismos hacemos los problemas más grandes de lo que verdaderamente son para convencernos de que debemos mantenernos en nuestra zona de confort.

Y no digo que sea malo mantenerse en esa zona. Hay gente que es feliz sin salir de ella, por qué va a cambiar algo.

Pero si en esa zona no somos felices, lo mejor es salir cuanto antes. Hay que reinventarse y si no funciona, volver a reinventarse de nuevo.

Trabajos hay muchos, vida solo hay una y es nuestra obligación vivirla siendo fieles a nuestro corazón.

El otro día mientras estaba escribiendo el post, una amiga me mandó este video y creo que tiene totalmente que ver con el tema. Los trabajos evolucionan y está en nuestras manos hacer algo que nos haga felices, o por lo menos que no ponga en peligro nuestra salud.

Da un poco de vértigo pensar el ritmo al que evolucionan las cosas. Pero es la realidad.

 

(Vídeo: @Habitantesoy)



¿Echas algo de menos de tu época trabajando en el banco?

Lo único que puedo echar de menos es tener un sueldo fijo a final de mes. El resto me sobraba completamente en mi vida, menos los grandes compañeros que he tenido, pero a ellos puedo verlos, en un escenario más apetecible 😉



¿Estás ya recuperada? ¿Te has encontrado? ¿Eres feliz?

Poco a poco me siento mucho mejor y con muchas ganas.

También es cierto que estoy pasando por una época en la que he cambiado muchos aspectos de mi vida y eso ha hecho que haya sido aún más difícil para mi.

Vender mi piso para comprar una casa nueva y reformarla de arriba abajo, vivir durante diez meses en una casa que no es tuya sin tus cosas, dejar un gran trabajo y emprender nuevos proyectos, todo a la vez, es emocionante pero realmente duro.

Ahora que veo el final ya cerca, es cuando más pesado se me está haciendo, es como si ya no me quedara paciencia ni fuerzas.

Pero sé que ya queda poco y que después de todo, el esfuerzo habrá merecido la pena sin duda.

Fontana di Trevi



¿Vas a intentar vivir de los viajes? ¿Te vas a dedicar a vivir del blog?

El blog no es mi proyecto principal, pero es cierto que lo voy a potenciar. Sería una locura si no aprovechara la oportunidad de generar ingresos con el blog, después de todo el cariño, trabajo, esfuerzo y tiempo que le dedico.

Me apasiona viajar y me encanta compartir y ayudar a otras personas. Si haciendo lo que más me te gusta puedes generar ingresos, es fantástico la verdad.

Quiero dedicarle más tiempo ahora que puedo y tengo muchas ideas y secciones nuevas para que pasemos juntos un rato divertido y agradable.

Aparte de los viajes, que voy a ponerme al día, quiero crear un nuevo apartado de posts más personales. He aprendido muchas cosas a lo largo de este último año y me gustaría compartirlas, por si pueden servir de ayuda a otras personas.



¿Es posible vivir económicamente dedicándose al blog y redes sociales? ¿Cómo?

La manera más común de generar ingresos con un blog es con el sistema de afiliaciones. Este sistema consiste en que las empresas de buscadores de hoteles, alquiler de coches y vuelos, pagan una comisión por cada venta que se haga a través de tu página.

A nuestros lectores no les cuesta dinero y esos ingresos vienen genial para el mantenimiento del blog.

En mi caso, no puedo deciros si se puede vivir económicamente solo del blog, porque el sistema de afiliaciones lo integré recientemente, ya que hasta que no me fui del banco y me di de alta de autónomo, no pude hacerlo.

Y también depende del dinero que necesite para vivir cada uno.

Cuando antes me habéis preguntado si decidí dar el paso al tener el blog, pues os digo que no pudo ser totalmente determinante, porque el sistema de afiliaciones lo integré después y no podía saber antes de irme los ingresos que se podían generar.

Además de las afiliaciones, también se generan ingresos con colaboraciones con empresas del sector.

En este punto solo decir que el blog es y seguirá siendo el mismo que antes. Seguiré recomendando solo los hoteles donde me alojo o me gustaría alojarme, los buscadores que yo utilizo para organizar mis viajes y las actividades que me gustan o creo que puedan ser interesantes o beneficiosas para mis lectores, siempre siendo fiel a mis gustos y preferencias como siempre he hecho hasta ahora.

Por otro lado, recibimos todo tipo de colaboraciones que en muchas ocasiones rechazamos, porque no se adaptan a nuestra forma de viajar o a nuestra filosofía.

Solo hemos aceptado colaboraciones con marcas o servicios que nosotros utilizaríamos sin que fuera una colaboración y que puedan ser beneficiosas para nuestros lectores. Y eso es lo que seguiremos haciendo.

Vamos que todo va a seguir como hasta ahora. Bueno no, dentro de poco tendré más tiempo para dedicarme al blog y podré preparar muchas cosas chulas 😉



¿Cuándo se llega a cierto nivel os invitan y patrocinan los viajes?

Es cierto que te pueden llegar ofertas de viajes patrocinados, pero la verdad que esa no es la idea que yo tengo.

A mi me gusta viajar por libre y mi blog está enfocado a crear guías de viaje con consejos para viajar por libre.

Si me dedico a viajar en tours organizados, no lo voy a disfrutar como lo hago siempre, porque realmente a mi me gusta organizar el viaje y vivirlo a mi manera, por lo que no podría transmitiros el viaje como lo he hecho hasta ahora.

San Petersburgo

Justo unos días después de firmar mi salida del banco, recibí un correo del Ayuntamiento de San Petersburgo, invitándome a formar parte de un viaje organizado para conocer la ciudad. Y decidí probar la experiencia.

La verdad que me vino genial la oportunidad para conocer San Petersburgo, porque cuando fuimos a Moscú no tuvimos tiempo de visitarla y no sabía cuando podría volver, ya que Andrés no tenía mucho interés en hacerlo.

Pero es cierto que el programa estaba muy organizado y apenas tuvimos tiempo libre para callejear la ciudad, que es lo que más me gusta en los viajes.

Al fin y al cabo no me importó tanto, porque San Petersburgo no es la ciudad más disfrutona del mundo.

Pero hay muchos viajes, la mayoría, que prefiero organizarlos por mi cuenta y vivirlos a mi manera. La primera razón de todas es por mi, porque así es como me siento feliz, muy feliz. Y la segunda razón, porque solo así soy capaz de transmitiros mis viajes y poder crear las guías para que os puedan servir de ayuda.

Además, como ya sabéis, a Andrés no le gusta tanto como a mí viajar y no quiero “gastar balas” en viajes que no me motivan, solo porque sean gratis.

Con esto no quiero decir que viajar con este tipo de tours patrocinados, no sea un trabajo guay. Mucha gente se dedica a ello, es totalmente respetable y estoy segura que debe ser muchísimo mejor que otros muchos trabajos, como el de trabajar en un banco 😉

Que no quiera dedicarme a vivir viajando mediante este tipo de viajes patrocinados, no significa que no pueda aceptar ofertas de colaboraciones de viajes, pero siempre que sean tours, hoteles o actividades que se adapten a mi forma de viajar y puedan ser beneficiosos para el blog y nuestros lectores. Y siempre dando mi opinión personal y sincera sobre ello.

Está genial que te ofrezcan cosas gratis, pero no a cualquier precio.



¿Vas a dedicarte a vivir siempre de viaje?

Me gusta mucho viajar y disfruto mucho cuando estoy de viaje. Pero mi idea no es vivir continuamente de viaje, porque me gusta mucho mi vida, mi casa, mi familia, mis amigos y cuando un viaje acaba, muero de ganas por volver de nuevo a casa. Y más ahora que estoy a punto de cumplir mi sueño de vivir en mi casa disfrutona.

“Se pueden tener raíces y a la vez alas”



Tips para crear un blog de viajes y vivir de ello

Muchas veces me escribís pidiéndome consejos para crear vuestro blog de viajes y potenciar vuestra visibilidad en Instagram.

Sinceramente lo único que yo he hecho a lo largo de los cuatro años que llevo escribiendo en el blog, es ser yo misma.

Suena a tópico, pero os prometo que es lo único que yo he hecho y el único consejo que os puedo dar.

Eso y trabajar duro. Un blog requiere mucho tiempo y esfuerzo, renunciar a otras muchas cosas para poder dedicarle el tiempo necesario.

En mi caso, no me ha costado mucho esfuerzo dedicarle tiempo renunciando a otras cosas, ya que viajar y compartir mis experiencias me hace muy feliz.

Y como tengo la suerte de que recibo diariamente infinidad de mensajes de agradecimiento, eso hace que cada día me convenza más de que toda mi dedicación merece la pena.

Pero si es cierto que no tengo conocimientos informáticos y todo lo que he hecho para llegar hasta aquí, ha sido a base de mucho esfuerzo, echarle muchas horas y ver muchos tutoriales.

Cambiar un simple botón en el blog me ha costado tardes de trabajo, pataletas, lágrimas y algún que otro grito.

Cuántas veces he cerrado los ojos y he deseado con todas mis fuerzas que Andrés fuera informático y ya de paso fotógrafo 😉

Pero los bailes que me he pegado yo sola cuando he conseguido algo que me parecía imposible, no tienen precio. La satisfacción personal cuando consigues algo con tu propio esfuerzo es realmente alucinante.

Tener un blog requiere mucho trabajo y tiempo.

Preparativos de viaje a Budapest



Tips para organizarnos económicamente ante una decisión así

Es cierto que dejar un trabajo estable con un buen sueldo, requiere cierta organización económica.

Es importante hacer números y contar con unos ahorros que te permitan subsistir los primeros meses, hasta que puedas tener de nuevo un sueldo, ya sea con un nuevo proyecto personal o un nuevo trabajo.

En mi caso he contado también con el apoyo de Andrés, que sigue manteniendo su trabajo y en caso de catástrofe no estaría sola. Aunque siempre he sido una persona muy independiente tanto personal como económicamente y no me apasionaba la idea de que Andrés me tuviera que ayudar, pero es cierto que es importante contar con el apoyo de tu pareja por si las cosas no funcionan como esperas.

Cada uno tiene una situación económica, unos pagos y unos ahorros. La organización depende de la situación de cada uno.

Pero si que es cierto que cuando lo que peligra es tu salud, no hay dinero que pueda con eso.



¿Cómo hacéis para subsistir? ¿De qué vives ahora que no tienes un trabajo estable?

Una pregunta que se ha repetido infinidad de veces 😉

Como ya he dicho los primeros meses tienes que contar con unos ahorros que te permitan afrontar los gastos fijos que tienes.

Además, también he recortado gastos que no son necesarios y que antes podía permitirme. No he ido de compras, apenas he salido de cena o a tomar algo.

No significa que vaya a dejar de hacerlo para siempre, simplemente los primeros meses he preferido recortar todo tipo de gastos, hasta que me organice económicamente y pueda retomar mi vida.

En lo que no he recortado es en viajes. Ahora que no tengo la restricción de las vacaciones, tenía que aprovechar. Pero no siempre voy a estar viajando, tengo ganas de comenzar mi nueva vida en casa y aprovechar todo el tiempo perdido.



¿Cómo te organizas económicamente para poder hacer tantos viajes?

Para viajar tanto, de nuevo os digo que hay que recortar en otros gastos.

También depende de la situación económica y las prioridades de cada uno, pero uno de los trucos es renunciar a otras cosas.

Mykonos



¿Tienes pensado trabajar en otra empresa? ¿Sector bancario u otro sector?

Creo que jamás volvería a trabajar en banca, por lo menos espero no tener que volver a ese sector. Uff tengo todavía pesadillas con que tengo que volver a la fuerza… qué mal lo paso…



¿Qué nuevos proyectos tienes en mente? ¿Ahora a qué te dedicas?

Otra de las preguntas que más se ha repetido 😉

No quiero hacerme la interesante ni mucho menos. Ojalá pudiera contaros ya mi proyecto, eso significaría que ya estaría todo listo para comenzar.

Pero aún me queda un poco para que pueda ver la luz y poder contaros todo, pero la verdad es que muero de ganas. Por lo que en el próximo capítulo os desvelaré todo el secreto.

Solo puedo decir que me hace mucha ilusión y que es un proyecto en el que estoy poniendo toda mi alma.



¿Cómo has hecho para organizarte los días estos meses?

Esta pregunta me gusta, porque ahora mismo vivo en un caos total y no tengo tiempo de nada.

La mayoría de días me paso las horas sentada frente al ordenador, desde las 8 de la mañana hasta la noche, incluso a veces de madrugada porque tengo un poco de insomnio, creo que provocado por la especie de ansiedad que me provoca la necesidad de volver a tener un trabajo. Eso y la reforma que ha llegado a convertirse en un infierno, ya os contaré bien en el último capítulo, cuando os hable de mi nueva vida en la casa disfrutona.

Tengo ganas de mudarme, de comenzar a trabajar en mi nuevo proyecto y organizarme para tener una vida normal. Volver a hacer más planes con amigos, volver a hacer yoga y crossfit y tener tiempo libre para mí.

De momento tengo que seguir dedicándole tiempo, pero sé que todo el esfuerzo de estos últimos meses, habrá merecido la pena.

Con esto quiero deciros que es duro, no es fácil, pero con ganas y esfuerzo podemos conseguir todo lo que nos propongamos.

Milos



¿Cuál es tu trabajo soñado? ¿Qué elegirías para ser feliz día a día y tener ingresos para invertir en otros sueños?

Mi trabajo soñado sería el que me haga levantarme cada día con ilusión, con ganas de comenzar la jornada laboral.

Un trabajo que me permitiera ser yo misma y dar rienda suelta a mi imaginación y creatividad.

Pero sobre todo un trabajo que me hiciera feliz a mí y a todos los que me rodean.

Suena idílico, pero yo sé que es posible.

Solo tienes que buscar tu pasión, lo que verdaderamente te motiva. Y luchar por ello.

Un día me preguntó una chica cómo podía encontrar su pasión.

Puede ser que sea el paso más difícil. Pero todos tenemos cosas que nos encantan, que nos hacen sonreír y que no nos importa estar horas haciéndolas.

Pero es importante que se te de bien porque si no estamos perdidos.

A mi me encantaría cantar en un coro de gospel. Podría ser mi pasión y podría intentar dedicarme a ello.

Pero seamos realistas, canto como el culo. Ya podría ponerle empeño, comprarme una guitarra, ir con mi mejor sonrisa a todos los castings del mundo, que conforme empezara a entonar el primer estribillo estarían tirándome a la calle 😉

Tienes que buscar tu pasión, pero hay que ser realistas.



Consejos para ser capaz de dar el paso

Me habéis mandado mensajes pidiéndome consejos para dar el mismo paso, porque os encontráis en la misma situación que estaba yo.

Creo que cada persona es diferente y tiene una situación distinta, por lo que no quiero influir en vuestras decisiones.

Me han llegado mensajes dándome las gracias porque mi historia os ha servido de ayuda para hacerlo. Y me da un poco de miedo influir en una decisión así.

Yo lo hice porque era muy infeliz y la situación era insostenible, pero no es una decisión que deba tomarse así porque sí.

Solo puedo deciros que intentéis imaginaros vuestra vida dentro de diez años.

¿Creéis que seréis felices entonces?

Si no es así, empezad a preocuparos. Trazad un plan económico, buscad alternativas y sobre todo intentad dar con esa pasión, ese don o habilidad que seguro tenéis para poder potenciar y convertirla en vuestra forma de vida.

Vuelvo a deciros que con este post no pretendo justificarme o dar explicaciones, porque no tengo por qué darlas.

Con este post solo intento deciros que soy una persona normal, que ha luchado duro por cumplir sus sueños y ha conseguido finalmente dar el paso.

Muchas veces nos justificamos pensando que el resto de personas lo tienen más fácil, por razones que seguramente nos inventamos, para convencernos de que los demás tienen más suerte que nosotros, y nosotros no podremos hacerlo.

Pero os repito, que soy una persona normal, como lo puedes ser tú. A mi nadie me ha regalado nada, nadie llamó a mi puerta y me entregó un blog ya creado, ni me desveló el secreto de cuál era mi verdadera pasión, ni ha hecho por mí el esfuerzo de crear mi nuevo proyecto y mi nueva casa.

Todo lo he hecho yo a base de mucho trabajo y esfuerzo. Y si yo he podido hacerlo tu también puedes.

Que es duro, si. Que requiere sacrificio y esfuerzo, mucho. Que da miedo, ni te imaginas.

Pero hazlo y si te da miedo, hazlo con miedo.

Milos

Y hasta aquí el post de hoy, como siempre una buena chapa os he dejado.

Gracias a todos los que habéis llegado hasta el final. Espero que os haya logrado transmitir todo lo que sentía y que mi experiencia pueda servir de ayuda a otras personas.

Nos vemos en el próximo capítulo, el de mi nuevo proyecto, donde hablaremos más sobre el tema.

Me hace mucha ilusión contaros todo.

Y para finalizar prepararé un post para enseñaros la casa disfrutona, cuando esté todo listo y os contaré muchas cosas sobre nuestra nueva vida en el campo y muchas lecciones de vida que he aprendido este último año.

Ahora llega el momento en el que debo apretar el botón de “Publicar”.

Cuando escribo este tipo de posts tan personales, me cuesta mucho hacerlo y hasta el último momento dudo si hacerlo o no.

Lamentablemente, aunque las redes sociales tienen su parte buena, hay mucha gente que las usa para insultar gratuitamente a otras personas y me da miedo compartir mis experiencias personales.

Es un tema muy personal que me ha hecho pasarlo realmente mal y si lo cuento es porque mi experiencia puede ayudar a otras personas y lo hago con todo el corazón.

Pero bueno, al final siempre acabo publicando porque nunca me ha importado mucho lo que piense la gente de mí. Soy así desde que me levanto hasta que me acuesto y todo lo que hago en mi vida, lo hago siempre fiel a mi corazón y mis valores, con la conciencia muy tranquila de no hacer daño a los demás.

Además, siempre recibo un inmenso cariño por vuestra parte.

Gracias por estar siempre ahí.

Oía