Descargar pdfImprimir
Nikko

Jueves 19 Junio 2014: Excursión a Nikko – Akihabara Tokio

Descargar pdfImprimir

Hoy jugaba España contra Chile a las 4 de la mañana hora japonesa.

Andrés había puesto el despertador para que lo viéramos, pero no hizo falta, porque me desperté a las 3 de la mañana, como siempre muy fiel al jetlag.

Estuvimos viendo el partido y cuando marcó Chile el segundo gol, decidimos vestirnos e irnos, ya que estábamos despiertos había que aprovechar el día.

Hoy teníamos nuestra primera excursión desde Tokio, íbamos a visitar Nikko.



Nikko

Nikkō está situado a 140 km al norte de Tokio, en la región de Kantō. El complejo de Nikko fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

Esta localidad es un centro religioso y turístico muy visitado ya que en el encontramos numerosos santuarios y recintos sagrados, además de balnearios o onsen.

Como ya contamos el día anterior, teníamos los billetes Tobu Nikko y en dos horas aprox. llegaríamos a destino.

Es importante ponerse en los vagones 5 y 6 porque el tren en el trayecto se divide y estos vagones son los que van a Nikko. Está muy bien señalizado.

Os dejo este enlace donde indican todas las formas para llegar a Nikko.



Rumbo a Nikko

Salimos del hotel muy prontito, a las 5 de la mañana, y cogimos el metro dirección Asakusa para llegar a la estación Tobu y coger el tren correspondiente.

Cogimos el metro en nuestra parada Higashi Shinjuku, la línea rosa hasta Kuramae, donde teníamos que salir, porque la estación que enlazaba con la línea de Asakusa estaba en el otro lado de la calle. Y de ahí una parada más hasta la estación de Asakusa.

Nuestro tren salía a las 6:20 de la mañana y en dos horas estaríamos en Nikko.

Sólo íbamos a visitar los templos porque la zona del lago y cascada no nos daría tiempo, ya que que queríamos llegar con tiempo a Tokio para visitar Akihabara.

Llegamos a la estación de Asakusa y fuimos al andén de Nikko. Subimos al tren y a desayunar algo más.


En el trayecto de ida no nos dormimos y fuimos viendo el paisaje.

Desde el tren pudimos ver la extensión de Tokio, parecía que nunca se acababa y conforme nos acercábamos a Nikko era un paisaje más montañoso y muy bonito.



Llegada a Nikko

Llegamos a Nikko y fuimos a coger el autobús 1 o 2, que es el que te lleva a la zona de los templos. La parada de autobús está nada más bajar de la estación de trenes.



Puente Shinkyo

Llegamos allí y primero fuimos a ver el puente Shinkyo, construido para poder ingresar al mausoleo del primer shōgun Tokugawa, cruzando el río Daiya.

Se considera un puente sagrado, según cuenta la leyenda el Sacerdote Shodo y sus Discípulos querían cruzar el río Daiya, pero ese día la fuerte corriente les impedía llegar hasta la otra orilla.

Empezaron a rezar y oraron al Dios Jinja Daio, para que la corriente amainara y pudieran cruzar el río.

La Deidad se apiadó de ellos y ordenó a cientos de Serpientes Rojas y Azules que se entrelazaran entre ellas para crear un puente y así fue como Shodo y sus Discípulos pudieron cruzar finalmente el río.

Nikko



Tokugawa Ieysasu

Una vez vemos el río subimos a la zona de los templos y el primer templo que vamos a ver es el mausoleo de Tokugawa Ieyasu. 1300 yenes por persona (aprx. 9,5 euros)

Este templo se construyó entre los años 1634 y 1636.

El nieto de Tokugawa Ieysau quiso construirlo para que descansara el espíritu de su abuelo.

En este templo se encuentra las esculturas de los tres monos sabios y la tumba de Tokugawa.

Es un templo sintoísta, religión nativa de Japón.

El sintoísmo afirma la existencia de divinidades o seres espirituales, que pueden encontrarse en la naturaleza o en niveles superiores de existencia.

Cada santuario se dedica a un Kami que tiene una personalidad divina.

Para entrar a cada santuario, pasamos a través de un Torii, una puerta especial para los dioses, que marca el paso entre el mundo finito y el mundo infinito de los dioses.

Los torii eran lo que más ayudaba a la hora de diferenciar si el templo era budista o sintoísta.

Cuando era budista lo llamaban templo y cuando era sintoísta santuario. Otra forma que encontramos para diferenciarlos.

Por ejemplo el Sensojii templo budista de Tokio y el Meji Jingu Shrine santuario sintoísta de Tokio.

También encontramos una pagoda grande a la entrada.

 

El conjunto del templo es muy bonito, vimos todo y subimos también a la tumba.

 

La pena es que la puerta Yomeimon que es la más impresionante estaba tapada porque estaba en obras.

Bueno siempre hay algo que falla en los viajes. No pasa nada.



Futurasan

De ahí nos fuimos al templo Futurasan.

200 yenes por persona (1,5 euros)

El santuario Futarasan fue creado por Shodo Shonin en el año 782.

Estuvimos viendo todos los espacios del templo, la verdad es que el entorno tan bonito hace que disfrutes más la visita.



Rinno-ji

Por último nos dirigimos a visitar el templo Rinno-ji.

400 yenes por persona (aprox. 3 euros).

Este templo estaba en obras. Nada más entrar ya se veía tapado y con andamios.

Aún así decidimos entrar y la verdad es que la visita no tiene mucho que ver porque estaba todo tapado y en obras.

Se nota que tiene que ser un templo muy bonito y nos hubiera gustado verlo bien, pero es lo que tiene viajar. Siempre en los viajes hay algo que está en obras.

Y este templo estaría en obras hasta 2021.



Visita a Nikko

La visita a Nikko está muy bien, me gustaron los templos y sobretodo el entorno donde se encuentran ubicados.

Lástima que habían varios recintos en obras, si no lo hubiéramos disfrutado más.



Os dejo con todas las visitas y excursiones que se pueden hacer desde Tokio, por si preferís contratarlas en vez de ir por libre.



Comida en Hippari Dako

Después de haber visto los templos que teníamos pensado ver, decidimos bajar a la zona del pueblo, a la calle principal donde mi amiga Marta me había recomendado un restaurante “Hippari Dako”, que también había visto recomendado en foros.

Eran las 12:30 pero ya teníamos hambre así que decidimos comer y así volver antes a Tokio.

La verdad es que no es tan fácil como parece encontrar los sitios recomendados, ya que la mayoría tiene el nombre en japonés y la gente por la calle habla poco inglés.

Al final, tras varias veces preguntando, lo encontramos.

Un sitio curioso donde los haya y la dueña una señora mayor muy amable y simpática.

Pedimos gyozas, un plato de tallarines, arroz y meatballs.

Estaba todo increíblemente bueno.

Pensaba yo que ya estaba super adaptada a la comida japonesa.

La comida nos costó 22 euros los dos. Firmamos una dedicatoria en la pared y nos hicimos una foto con la dueña.

Después de comer, bajamos paseando por la calle principal hacia la estación. Mientras entrábamos en las tiendecitas y veíamos algún souvenirs.

Muy curiosas las tiendas, sobretodo los dulces artesanales. Pero a mi no me va mucho el dulce.



Vuelta a Tokio

Llegamos a la estación y el próximo tren a Tokio salía a las 14:00, aún quedaban 45min, así que ahí estuvimos esperando en los banquitos. Yo estaba realmente cansada, llevaba despierta desde las 3 de la mañana.

En el tren me convertí en una japonesa más e iba pegando cabezazos, pero yo no controlaba las paradas así que habría que fijarse bien 😉



Barrio Akihabara en Tokio

Llegamos a Tokio a la estación de Asakusa y cogimos el metro en dirección a Akihabara.

La estación de metro de Akihabara también era grande.

Nada más salir a la calle se notaba un ambiente muy friki. Estábamos en el barrio de la electrónica.

De verdad digo que describir el barrio es imposible con palabras, ni las fotos lo reflejan, hay que vivirlo.

Estuvimos entrando en tiendas de electrónica de todo tipo, grandes almacenes, tiendas pequeñas. Tiendas de manga y arime, tiendas de muñecos en miniatura. Muñecos como Bola de Drac o Sailor Moon entre otros.

Una pasada de verdad.

Había cada friki y personaje alucinante, además de mucha gente por la calle, gente caminando por el barrio y por las tiendas.

Andrés alucinó con los edificios Sega y ahí pasamos un buen rato mientras jugaba a la máquinas para sacar muñecos. Yo no sé el dinero que se dejaría en las maquinitas.

Sacó una muñeca Sailor Moon y otro de Dragon Ball.

Yo aproveché para comprar tarjetas de memoria porque sólo me traje una. Compré dos tarjetas de 32gb muy baratas. Ahora no recuerdo cuanto pero había bastante diferencia. Y así ya las tenía para los viajes que yo soy de muchas fotos y fundo las tarjetas de memoria.

También me compré unos calcetines de Doraemon ;).



Maid Café

Una pasada este barrio, sin duda, alucinante. Y eso que a mí no me gusta el manga, no me quiero ni imaginar a la gente que le guste lo que puede alucinar aquí.

En todas partes habían chicas disfrazadas con publicidad de los maid café, que son cafeterías donde te sirven estas chicas disfrazadas y te atienden de forma infantil como si fueran niñas. Una frikada más. Al final no entramos en ninguno.

Nos quedamos toda la tarde hasta que se hizo de noche y así lo podíamos ver todo iluminado. Muy chulo la verdad.



Vuelta a Shinjuku

Ya nos fuimos al metro para ir hasta Shinjuku donde teníamos el hotel. La estación de Akihabara también es grande estuvimos andando y andando hasta que llegamos a la línea que teníamos que coger.

Bajamos en Shijuku, que es la estación más bestia y con más gente que vimos. Por ahí íbamos alucinando y esquivando gente.

Una pasada. Parecía un videojuego.

Queríamos preguntar donde se sacaban los tickets de Kamakura para comprarlos y tenerlos ya para el día siguiente.

Preguntamos en varios sitios y nadie nos sabía explicar en inglés.

Al final logramos entender a un chico, que nos decía que no se sacaban el día de antes si no el mismo día, así que hasta mañana no se podían sacar los billetes.



Cenando Sushi

Por lo que decidimos ir hacia el hotel y andando por Shinjuku, Andrés vio un restaurante de sushi de cinta y entramos.

A mí no me gusta el sushi, de hecho aquí en España nunca voy a cenar sushi pero bueno dije vamos a probar que estamos en Japón y hay que adaptarse a todo.

La verdad que el restaurante era muy curioso. Pasaban los platos en la cinta con los precios y tu cogías el que querías y luego con todos lo platos que tenías acumulados te cobraban.

Yo eso no hacía nada mas que girar y girar y yo ahí no veía nada apetecible. Al final cogí uno que llevaba arroz y un pescado que parecía estar algo hecho.

Ese me lo pude comer. Pero luego cogí uno crudo así rosita y no había manera.

Volví a coger el mismo, vamos a lo seguro.

Andrés si que cogió muchos platitos y se puso las botas.

Comer con los palillos también es un poco complicado pero bueno ahí estábamos los dos haciendo lo que podíamos.

Estábamos en Japón y había que adaptarse a todo.

Pero vamos que me llegan a traer una pizza y me hubieran hecho muy feliz 😉

La cena nos costó 2150 yenes (aprox. 16 euros)



Vuelta al hotel


Y de ahí salimos ya muy cansados, sólo pensando en llegar a casa. Pero no nos ubicábamos.

Y el mapa de muy poco servía porque no ponían los nombres de las calles.

Como el primer día que llegamos a Shinjuku habíamos cogido un taxi al hotel no nos habíamos fijado en que parte del barrio estaba la estación.

Así que como estábamos tan cansado cogimos un taxi y nos evitamos andar.

Duchita y a la cama.

Mañana nos tocaba el día en Kamakura.





Espero que os haya servido de ayuda este post!!!

Si es así podéis compartirlo en vuestras redes sociales….con un sólo click también nos ayudaréis a nosotros!!

Si tenéis cualquier duda podéis dejarnos un comentario y os ayudaremos en todo lo que podamos.

Y no olvidéis de suscribiros al blog para ser los primeros en enteraros de todo!!

Muchas gracias!!

Recordad!! Podéis contratar el seguro IATI con un 5% de descuento, el seguro de los viajeros. Pincha en el banner y viaja seguro.

Además os dejamos nuestro descuento en Airbnb, si pinchas en este banner te regalan 25 Euros para tu primera reserva!! Está genial!!

 

Descuento Airbnb

 

 

image_pdfDescargar pdfimage_printImprimir

6 comentarios

    • majo
      Autor Reply

      Muchas gracias!! La verdad es que Japón es una pasada!! Espero que te sirva de ayuda si vas muaaa

  1. Núria
    Reply

    Estoy reviviendo el viaje a Japón que hice hace dos semanas gracias a tu blog! FELICIDADES está genial…creo que el siguiente viaje será Indonesia! 😀 😀

    Por cierto, el restaurante de Nikko que fuistes está cerrado :(, queríamos a ver ido, ya que en varios blog lo recomendaban! Qué lástima!!!

    Un besote

    • majo
      Autor Reply

      Muchas gracias Nuria!! Me alegra que estés reviviendo el viaje! El revivir los viajes me flipa!!
      Si? Que pena! Ese restaurante me encantó! Uno de los que más me gustó de Japón!
      El año que viene Indonesia siii!!
      Besitos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.