Descargar pdfImprimir
Asakusa

Miércoles 18 junio 2014: Tokio. Asakusa – Ueno – Ginza – Palacio imperial -Shibuya

Descargar pdfImprimir

Amanece en mi primer día en Tokio.

Miro el reloj del móvil….las 2 de la mañana!!! ¿¿¿¿Esto es preciso?????

Me asomo por la ventana y a pesar de ser las horas que eran había vida en la calle, habían coches y había gente andando.

Aquí viven 24 horas!! Alucinante!!

Andrés sigue durmiendo, yo intento dormir más, pero es imposible. No paro de dar vueltas y mirar por la ventana alucinando con la vida que hay en esta ciudad.

Al rato, Andrés se despierta y nos ponemos a desayunar. Ya no podíamos dormir así que nos vestimos y a la calle.



Primer contacto con el Metro de Tokio

A las 6 de la mañana ya estábamos en el metro. Pero no somos los únicos, ya había mucha gente funcionando.

Teníamos a dos pasos del hotel la parada Higashi Shijuku, todo un acierto para movernos por Tokio. Una parada pequeña y manejable para poder evitar tener que pasar siempre por la inmensa estación de Shinjuku.

Primer enfrentamiento con las máquinas del metro.

En Japón tienen máquinas para todo y todas ellas tienen muchos muchos botoncitos. A primera vista puede echarte un poco para atrás, pero al final lo controlas y es más sencillo de lo que parece.

En los mapas te pone el precio de cada parada desde donde estás.

Como íbamos a estar todo el día haciendo viajes de una zona a otra, nos salía más rentable coger el pase diario del metro por 1000 yenes cada uno (aprox. 7,30 euros).

Ponemos el idioma inglés en la máquina y elegimos la opción 1000JPY y dos personas. Metes el dinero y te sacan los tickets.

Los tickets se pasan cada vez que entras y sales de las estaciones en las máquinas, vamos como aquí en España.

Ya estábamos en el metro. Estábamos entusiasmados y alucinados con el metro de Tokio. Todo el mundo en silencio, mirando los móviles. La música de las paradas era una melodía como de videojuego. Yo pensaba que en cualquier momento iba a parecer Super Mario Bros.

Es que es todo tan diferente!! Que en todo te fijas!!



¿Cómo funciona el Metro de Tokio?

El metro es muy fácil e intuitivo.

Miras en el mapa la parada donde quieres ir y según en la parada donde estés, ves la línea que tienes que coger.

plano-transporte-tokio

Nuestra estación era muy fácil porque sólo pasaban dos líneas.

La pasada era cuando llegabas a estaciones con 4, 5 o más líneas y eso eran auténticas obras de ingeniería. Para ir de una línea a otra andabas bastante.

Pero por todo lo demás es bastante sencillo.



Lonja Tsukiji

Nosotros queríamos ir el primer día a la lonja del pescado Tsukiji. Por lo que íbamos a la parada H10 en la línea gris o línea Hibiya.

Estábamos en la estación E02 de la línea fucsia o línea Oedo.

Teníamos que coger la línea Oedo y bajar en la parada E09 para coger la línea gris hasta la parada de Tsukiji.

Pues allá vamos!!!!

Llegamos a la estación de Tsukiji y un japonés nos dice algo así como que NO.

¿No que?

Buen hombre… y nos señala el cartel… “Tsukiji Closed”.

El hombre nos indicó que cierra los domingos y festivos y algunos miércoles. Algo había leído en los foros, pero no sabíamos que justo sería ese miércoles.

No pasa nada cambio de planes…nos vamos a Asakusa también en metro.



Asakusa

Llegamos a Asakusa.

Este barrio es uno de los pocos que todavía conservan el aire tradicional de Tokio. El monumento principal de Asakusa es el templo Sensoji, un templo Budista construido en el siglo VII, el más antiguo de Tokio.

Para llegar al templo debemos entrar primero a través del Kaminarimon, la puerta exterior de Sensoji.

A 200 metros se encuentra una calle con comercios llamada Nakamise, que te lleva desde la puerta exterior a la propia puerta del templo, el Hozomon.

Como llegamos tan pronto, serían las 7:30 de la mañana, estaba todo cerrado y no había casi gente. Lo que nos permitió ver el templo con tranquilidad y hacernos fotos solos.

Asakusa



Billetes para Nikko

Fuimos a la estación Tobu Asakusa para comprar lo pases para Nikko.

Íbamos al día siguiente a Nikko y hasta las 9 no abrían las taquillas. Por eso lo compramos el día anterior y así, teniendo los billetes, podíamos ir más temprano.

Si tienes activado el Japan Rail Pass puedes utilizarlo para Nikko, pero nosotros solo lo teníamos para 7 días y era para la segunda parte del viaje. Como este billete no es caro pues lo hicimos así, y así nos evitamos comprar el JR Pass de 15 días.

Billetes 1360 yenes por persona (aprox. 10 euros)

En esta estación vivimos un momento de máxima gente bajando por las escaleras!! Y todos en silencio, es que no oías ni una sola palabra!!

Alucinante!!

Si no queréis ir por libre, también podéis contratar una excursión.

 



Oficina de Turismo Asakusa

De ahí nos fuimos a la Oficina de Turismo de Asakusa, donde un amable señor nos dio un mapa de la zona y nos explico algo más sobre el barrio.

Los dos poníamos cara de total entendimiento, aunque nos costó mil entender algo en su inglés. Pero el buen hombre lo intentó y teníamos que agradecer su buen hacer.

Ahora con más ambiente volvimos a recorrer la calle comercial y el templo Sensojii.

Había estado bien haberlo visto sin gente a primera hora para hacernos fotos, pero sin duda ahora con gente nos gustó más.

Aquí es cuando realmente vimos el ajetreo de los templos, como la gente dejaba lo que estaba haciendo para entrar en el templo y recitar unas oraciones y realizar todos los rituales.

Se purificaban con el agua, usaban el incienso para quitarse el olor humano y así, poder entrar al templo, rezaban oraciones y compraban amuletos y rituales de la buena suerte.



Rituales en Sensoji

Me compré un ritual para saber mi suerte.

Agité un tarro y saqué un palito. Una chicas me ayudaron a buscar el que me correspondía y como estaba en japonés me dijeron que mi suerte era regulín regulan… pues vaya!!! 😉

Como no me había salido muy buena suerte lo tenías que enrollar en unos alambres que habían al lado, para dejar la mala suerte atrás.

Estuvimos bastante rato por el templo, viendo todos su rincones y alucinando. Era nuestra primera toma de contacto con la religión y cultura japonesa.

Volvimos por la calle comercial ahora ya totalmente animada y llena de gente y fuimos viendo las tiendecitas.

La mayoría de comida que vendían era tradicional sobretodo pastas y dulces artesanales.



Primera comida en Japón

Al salir del recinto del templo vimos un restaurante y teníamos algo de hambre.

Era muy pronto, serían las 10:30 o así. Pero decidimos comer algo. Aún no estábamos habituados al horario.

Pedimos un plato de arroz frito y un plato de verdura y carne. Muy bueno la verdad. Nos salió por 920 yenes (aprox. 6,75 euros)

Pensaba que iba a ser peor comer por aquí, con lo rara que soy yo!!



Mercado Ameyoko

Una vez ya habíamos disfrutado Asakusa, nos fuimos a la zona del parque Ueno, también en metro.

Lo primero que hicimos fue dar una vuelta por el famoso mercado Ameyoko.

Un mercado bastante curioso. Está bien para dar una vueltecilla y ver los puestos.

Vimos un puesto con kit kat de mil sabores. Andrés se compró alguno.

Empezaron a caer unas gotitas y nos compramos los famosos paraguas transparentes y por ahí íbamos los dos más contentos que contentos.

Vimos nuestro primer pachinko, entramos a verlo y alucinamos con el ruido que hay dentro. Yo no sé como podían estar ahí.


Nos fuimos hacia el parque Ueno, pero primero paramos en una máquina de bebidas, que están por todas partes, y me compré un Red Bull.

Yo no soy muy amiga de estas bebidas, pero había dormido 3 horas y estaba realmente muerta.

Además, había que probar esas máquinas también 😉



Parque Ueno

Dimos una vuelta por el parque Ueno y vimos algún templo.

El parque está bien para dar una vueltecita pero tampoco tiene mucho más.



Barrio de Ginza

Desde Uno, volvimos a coger el metro y nos fuimos a la zona de Ginza, la zona de tiendas más famosa de Tokio, además de una de las mas caras y exclusivas.

Algo así como la 5ª Avenida en Nueva York , salvando las distancias claro.

Creo que es el sitio más occidental que pude ver en Japón. Tiendas y compras, me sentía como en casa. Pero evidentemente no compré nada!

Entramos en Zara y Abercrombie. Andrés se compró una camiseta y aprovechamos para ver la tienda, que siempre nos gusta entrar a verla.



Palacio Imperial de Tokio

De ahí nos fuimos a la zona del Palacio Imperial y vimos la estación de Tokio.

Dimos un paseo por los jardines porque al Palacio, al cual no se puede entrar.

Esta zona esta llena de edificios de oficinas, es una zona de negocios y se notaba en el ambiente.

El Palacio Imperial es la residencia de la familia real japonesa.



Barrio de Shibuya

La verdad es que nos estaba cundiendo la mañana y nos estábamos pegando unos buenos pateos.

Cogimos el metro y nos fuimos la zona de Shibuya.

Teníamos muchas ganas de recorrer el famoso cruce.

Shibuya es un barrio comercial con muchos centros comerciales y entretenimiento, lo que han hecho que sea el barrio más popular entre los jóvenes.

Encontramos varios centros comerciales, el más famoso Shibuya 109.

Shibuya también es famoso por el cruce que hay delante de la estación, del que se dice que es el más abarrotado del mundo y utiliza un stop en las cuatro direcciones para permitir a los peatones inundar todo el cruce.



Hachiko

Salimos del metro y lo primero que hicimos es ir a ver la estatua de Hachiko.

Es un punto de encuentro entres los jóvenes, si quedas en Shibuya quedarías en la estatua de Hachiko.

Es una estatua en honor al famoso perro fiel a su dueño, incluso después de su muerte el perro lo seguía esperando todos los días.


Tengo que decir que tengo un ligero problema con los nombres japoneses. Siempre me acuerdo de los nombres en todos los viajes, pero en Japón tenía un problemilla y es que cambiaba las sílabas. Andrés se meaba de la risa porque no había manera.

A Hachiko lo llamaba Hakicho, a Tsukiji lo llamaba Tsujiki, a Miyajima lo llamaba Mijayima…y así con todos los nombres vamos que cambiaba las sílabas del final.

Pero es que no hay manera. Estoy escribiendo el diario y aunque haya escrito el nombre ya varias veces, tengo que mirarlo otra vez porque le cambio el orden. En fin cosas que pasan!!



Cruce de Shibuya

Una vez hechas las fotos con Hachiko,  nos fuimos hacia el cruce de Shibuya y ahí estuvimos cruzándolo para arriba y para abajo y por todos los pasos de peatones 😉

Como molaba… estaba repleto de gente. Estábamos en el cruce más transitado del mundo!!

Vimos una pizzería y entramos a comer algo, que ya estábamos muy hambrientos. Nos comimos unas pizzas que no estaban mal, pero tampoco eran la bomba.

Claro a quién se le ocurre comer pizza en Japón 😉

Las pizzas y las bebidas nos costaron 1800 yenes (aprox. 13,50 euros)

De ahí nos fuimos al Starbucks, para ver las vistas del cruce de Shibuya. Pedimos dos cafes y cogimos sitio en la cristalera que da al cruce. Allí estuvimos bastante rato observando el famoso cruce y la gente que pasaba.

Una auténtica pasada!!



Tiendas en Shibuya

Después de descansar un poquito, nos fuimos a recorrer la zona de Shibuya. Tenía mucho ambiente y habían muchas tiendas.

Entramos en mil tiendas, centros comerciales y estuvimos disfrutando del ambiente de la zona y la diversidad de personas que pasaban por allí.

Hubo un momento que esperé a Andrés fuera de una tienda y me quedé quieta observando a la gente que pasaba y era alucinante, cada vez flipaba más.

Era la única occidental por la zona y no paraba de verlos, todos tan diferentes y miraba a unos y a otros, no sé, es que es una auténtica experiencia.

Esto es para vivirlo porque aunque te lo cuenten no lo puedes llegar a entender, es una ciudad para vivirla.



Vuelta al hotel


Queríamos quedarnos por la noche para ver el ambiente y todo iluminado pero estábamos muy cansados.

Estaba despierta desde las 2 de la mañana y Andrés un poco más tarde.

Así que sobre las 7 de la tarde cogimos el metro y nos fuimos al hotel. Ya volveríamos otro día por la noche a Shibuya.

Menos mal que nos fuimos a dormir, porque al día siguiente tampoco nos levantaríamos muy tarde.

Llegamos al hotel y compramos algo de cenar y desayunar para el día siguiente en el supermercado Family Mart de debajo de casa.

Duchita y a dormir. Mañana nos esperaba nuestra excursión a Nikko.





Espero que os haya servido de ayuda este post!!!

Si es así podéis compartirlo en vuestras redes sociales….con un sólo click también nos ayudaréis a nosotros!!

Si tenéis cualquier duda podéis dejarnos un comentario y os ayudaremos en todo lo que podamos.

Y no olvidéis de suscribiros al blog para ser los primeros en enteraros de todo!!

Muchas gracias!!

Recordad!! Podéis contratar el seguro IATI con un 5% de descuento, el seguro de los viajeros. Pincha en el banner y viaja seguro.

Además os dejamos nuestro descuento en Airbnb, si pinchas en este banner te regalan 25 Euros para tu primera reserva!! Está genial!!

 

Descuento Airbnb

 

image_pdfDescargar pdfimage_printImprimir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.